Hasta hace unos pocos años atrás, era impensable la existencia de otros productos para la menstruación que no fueran los desechables, como toallas higiénicas, tampones y protectores diarios.

La primera alternativa conocida, fue la copa menstrual, lanzada a la venta en el año 1987 por una marca estadounidense, pero no sería hasta casi más de una década, cuando se haría popular en otros lugares del mundo.

La aparición de este producto, revolucionó el mercado, pero siempre atravesado de mitos, como por ejemplo que es apta para todos los cuerpos. La copa, es un sistema increíble y sustentable, pero hay usuarias que sufren de patologías como endometriosis, debilitamiento de piso pélvico, o el útero en retroversoflexión, para quienes el uso de la copa se hace insostenible.

Otra alternativo, tan antigua como moderna, fue la reaparición de toallas higiénicas lavables, obviamente, mucho más sofisticadas de las que utilizaban nuestras abuelitas.

«pero hay usuarias que sufren de patologías como endometriosis, debilitamiento de piso pélvico, o el útero en retroversoflexión, para quienes el uso de la copa se hace insostenible»

En esta misma línea, comenzaron a hacerse populares las esponjas menstruales utilizadas hace décadas, pero con un público muy de nicho. Es una buena alternativa sustentable para quienes no experimentan flujos intensos.

Lo último, y más revolucionario, es la aparición de ropa interior menstrual, en un concepto absolutamente innovador que pudo desarrollarse gracias a la evolución de la tecnología textil. La utilización de telas absorbentes con tratamientos antibacteriales, y lo que es mejor aún, telas impermeables pero respirables al mismo tiempo; dieron la posibilidad del surgimiento de estas prendas íntimas que otorgan una sensación de libertad y comodidad jamás antes experimentada.

Todas estas alternativas están disponibles, tanto para que las utilices juntas o por separadas, depende de tus gustos y actividades.

Lo importante es conocer y descubrir esta nuevas alternativas sustentables y saludables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *